Nuestro trabajo lo planteamos desde una visión sistémica de la realidad que reconoce las interrelaciones de todos los elementos que componen la vida: la familia y sus relaciones, lo local y lo global, las perspectivas de género y las etáreas, lo económico y lo cultural, etc. Desde nuestros programas enfatizamos la transformación de los aspectos relacionados con las identidades personales y comunitarias, los organizativos, los productivos, los socioculturales, los educativos y los técnico-productivos. Reconocemos que cambios específicos inician procesos de cambios en todo el sistema.

Ese es el sueño, la utopía que nos mueve. La transformación de la realidad.

Por eso consideramos importante la definición de los sueños y perspectivas de futuro personales, familiares, comunitarios y municipales, como concreción de sus objetivos y como motor de sus proyectos. La búsqueda intencionada de incidir en la transformación de la realidad de cada persona con sus diferentes identidades de género, de edad, de concepciones y prácticas es parte del resultado y al mismo tiempo el camino que recorremos junto a la población.

Apenas hemos iniciado el caminar. No hemos llegado a la meta. El desarrollo es siempre un proceso. Pero en este caminar hemos encontrado pistas importantes que permiten incidir en el desarrollo rural y seguir avanzando hacia nuevos horizontes tomando en cuenta los contextos actuales.

Anabel Torres

Directora Cantera Nicaragua